Tipografía                                                                                                         

Qué es la tipografía de un documento

 

Según el Diccionario de la Lengua Española, la tipografía es la "calidad o forma de letra con que está impresa una obra". Así pues, al hacer nuestros documentos, es muy importante que determinemos cuál es la tipografía conveniente para expresar lo que deseamos.

Existen tipografías más claras y nítidas que otras. Algunas tipografías se ven bien en letra pequeña y otras son mejores para letra grande. La tipografía puede sugerir formalidad o informalidad, ser artística o sobria, sencilla o rebuscada, en fin, la tipografía, bien utilizada, puede hacer que nuestro documento sea más rápido, sencillo y agradable de leer. Además, la tipografía puede imprimir un estilo personal y atractivo al documento. Dicho de otra manera, la tipografía "habla" en tu documento.

Elementos tipográficos

 

Como veremos, la forma de las letras está definida por seis elementos:

bullet

La Fuente o Font: Times New Roman, Arial, Courier new, etc.

bullet

El Estilo de Fuente: Normal, Cursiva, Negrita, etc.

bullet

El Tamaño, especificado en puntos: 10, 12,..

bullet

El Color de Fuente: rojo oscuro, verde, fucsia, etc.

bullet

El Estilo de Subrayado: sólo palabras, línea continua, doble raya, etc.

bullet

Los Efectos: Tachado, Versales, Sombra, etc.

 

Ventana para modificar tipografía

Los elementos tipográficos pueden modificarse en un documento en Word, a través de la opción Formato>Fuente, que desplegará la siguiente ventana:

 

La fuente

 

La fuente o tipo o "font" es una clase de letras, cuyas características peculiares la definen. Cada fuente tiene un nombre, tal como: Times New Roman, Arial, Book Antiqua, Courier, Garamond, Trebuchet, Tahoma, Verdana, etc.

Aquí puedes ver las fuentes anteriores, todas en tamaño igual, de doce puntos:

Además, ciertas fuentes hacen que la letra se vea más grande o más extendida, como es el caso de la fuente Courier New. Si observamos las fuentes en forma amplificada, podremos darnos cuenta de que hay dos grandes tipos, de acuerdo con el espaciado entre las letras:

Tipo con Espaciamiento Proporcional: las letras se acercan entre sí, para lo cual ocupan un espacio proporcional a su tamaño, la "i", por ejemplo, ocupa un espacio menor que la "m". Ejemplos de estos tipos son el Times New Roman, Book Antiqua, Arial. Aquí tenemos un ejemplo con la fuente Book Antiqua:

Tipo con Espaciamiento No Proporcional: son similares a las de las máquinas de escribir mecánicas, cada letra ocupa un espacio idéntico a las demás. Un ejemplo de esta fuente es la Courier New:

Como puedes ver, es mucho más agradable a la vista la fuente con espaciamiento proporcional, ya que en el otro caso parece haber una separación excesiva, sobre todo en letras como la "i" o la "l".

 

Por otro lado, también podemos clasificar las fuentes en dos tipos, de acuerdo con lo siguiente:

Tipo de Familia Serif: las letras tienen unos pequeños adornos en sus vértices, llamados "serif". Estas marcas hacen que la impresión sea más agradable a la vista y más fácil de leer. Un ejemplo de letra de la familia Serif es la fuente Garamond:

Tipo de Familia Sans Serif (sin serif): las letras son sencillas y no tienen los adornos anteriores. Este tipo de letra se ve mucho mejor en la pantalla de la computadora. En cambio, suele ser cansado para leer un documento impreso. Un ejemplo de letra de la familia Sans Serif es la fuente Arial:

Observarás que la letra de la familia Sans Serif (segundo ejemplo) se ve más grande que la letra Serif, y así es en general. Además, la letra Sans Serif se ve mucho mejor en pantalla, mientras que la letra Serif queda mejor en los documentos impresos.

Se acostumbra a diferenciar el texto general del documento de los textos de títulos y encabezados, usando letra Serif para el texto Normal y letra Sans Serif para los títulos y encabezados. Sin embargo, las combinaciones de letras pueden variar y no es estrictamente necesario seguir esta costumbre. Eso sí, es indispensable que los títulos se distingan del texto normal, sobresaliendo más que este último y, no deben usarse más de dos fuentes en un mismo documento.

 

Existen también algunas fuentes de fantasía o adorno, que deben usarse con mucha mesura y sólo cuando realmente se justifique su uso. Por ejemplo:

 

El estilo de la fuente

 

El estilo de la fuente puede ser:

bullet

Normal

bullet

Cursiva

bullet

Negrita

bullet

Negrita Cursiva

Como su nombre lo dice, el estilo "Normal" debe ser usado para la mayoría del texto de tu documento.

La Cursiva, Negrita y Negrita cursiva deben usarse sólo para resaltar palabras. Si se abusa de ellas, además de que perderán la función de resaltar, harán que el documento tenga una vista desagradable e incrementarán el gasto de tóner de impresora.

Procura identificar de manera clara en qué circunstancias utilizarás las negritas, cursivas o ambas. Por ejemplo, si cada vez que aparezca un nuevo concepto lo indicas con negritas, ayudarás a tu lector a identificar nuevos conceptos. En cambio, si a veces los pones con cursiva, a veces subrayado, a veces con negrita, será mucho más difícil.

Las palabras en negrita son las que más destacan en tu texto, por ello, también se les utiliza para títulos o encabezados. Pero recuerda, no debes usarlas si no son estrictamente necesarias. Un título puede destacar también por un cambio de fuente o de tamaño.

La letra cursiva se utiliza también para:

bullet

Vocablos extranjeros

bullet

Recalcar frases tal como se dijeron (sic)

bullet

Enfatizar un error o una situación inadecuada

bullet

Citas de autores

bullet

Títulos de libros

 

Por ello, debes tener cuidado de no usar la letra cursiva si no es realmente lo adecuado, ya que puede dar la impresión de que estás señalando algo incorrecto.

 

El tamaño de la fuente

 

El tamaño de la fuente se mide en "puntos". El procesador trae por omisión, la letra de 12 puntos, que por lo general es la más legible. Sin embargo, como hemos visto ya, el tamaño de la letra también depende de la fuente. La misma palabra se ve diferente, aún cuando tenga los mismos puntos, si usas fuentes distintas.

El tamaño de la mayoría de tu texto (el texto con Estilo Normal), debe ser agradable de leer, no ocupar demasiado espacio, ser más pequeño que los títulos o encabezados y más grande que el texto utilizado para una nota de pie de página o para un subíndice. Por lo general el texto de 12 puntos funciona bien.. Una fuente muy grande dará la impresión de que trataste de llenar hojas; una fuente muy pequeña será molesta para el lector.

Los encabezados y títulos deben destacar sobre el texto normal. Para ello es recomendable, si utilizas la misma fuente, que haya entre ellos, al menos, una diferencia de 4 puntos. Por ejemplo, si estás usando el tipo Garamond de 12 puntos para el texto normal, puedes usar el tipo Garamond de 16 puntos para un subtítulo y el de 20 puntos para un título; todos los títulos con negrita. Por ejemplo:

En este ejemplo estamos destacando los títulos, además, a través de una sangría izquierda en el subtema, de esta manera, es sencillo para el lector entender la organización de tu texto, en forma rápida y visual. Además, se ha dejado un espacio mayor antes de cada título.

 

El color de la fuente

 

Si tu documento se va a imprimir en blanco y negro, no es necesario tener en cuenta los colores. En principio, la recomendación es usar sólo negro si el documento va a ser fotocopiado o reproducido de alguna manera.

Si en tu documento tendrás la oportunidad de utilizar colores, debes recordar que también hay colores más legibles que otros. Siempre utiliza un color oscuro sobre un fondo claro (o viceversa), cuidando que la letra sea nítida.

 Además de lo anterior, los colores también deben tener asociada alguna información. Por ejemplo, existe la convención de que lo escrito en azul y subrayado suele indicar un hipervínculo. En Word observarás que, si escribes una dirección electrónica o dirección de Internet, automáticamente cambia a este formato. En este documento, las letras con color verde son etiquetas, el texto en azul oscuro es la mayoría de la información. De la misma forma, en un documento puedes usar el cambio de color para señalar los títulos, por ejemplo:

También pueden usarse los colores para las líneas de una tabla. En un documento impreso debe cuidarse la sobriedad y la sencillez, por lo cual los colores deben tratarse con mucho cuidado. Siempre es importante hacer pruebas antes de tomar la decisión final.

 

El estilo de subrayado

 

La primera sugerencia con respecto al subrayado es: no usarlo. El subrayado fue un recurso importante en las antiguas máquinas de escribir, cuando no era posible enfatizar las palabras con negritas, cursivas ni colores.

Actualmente el subrayado se utiliza para indicar hipervínculos y es absolutamente inútil dentro de un texto impreso, además de que dificulta la lectura de éste. Se utilizaba también para escribir los títulos de libros, que ahora, por lo general, se escriben con cursiva. El subrayado suele interferir con algunas letras, como la "q", "y", etc.:

por lo cual dificulta la lectura o, inclusive, puede motivar errores, por ejemplo en un correo electrónico:

maricarmen_gv@unam.mx, puede confundirse con maricarmen gv@unam.mx

si agregamos un subrayado. En un documento electrónico no tiene importancia, ya que el hipervínculo se hace en forma directa, pero en un impreso se debe cuidar estos detalles.

 

Los efectos

 

Además de todo lo anterior, puedes agregar efectos a tus fuentes para resaltarlas de alguna forma especial. Los efectos posibles son:

Tachado

Doble Tachado

Superíndice

 

Subíndice

Sombra

Contorno

Relieve

Grabado

 

Versales

Mayúsculas

Oculto

El texto no aparecerá en tu impreso.

Es recomendable utilizar un efecto sólo cuando sea necesario y ayude a la comprensión y estética del documento. Los efectos como Sombra, Relieve y Grabado, por lo general, no se ven bien en el documento impreso.

 

Glosario:

 

Hipervínculo

Enlace virtual o electrónico entre un texto (generalmente subrayado o denotado por algún efecto) o una imagen, que lleva de una información a otra, dentro de un documento o página web.  

 

Versales

Es un efecto para las fuentes de texto, en el cual todas las letras son mayúsculas, pero hay mayúsculas pequeñas en lugar de las minúsculas.